Isco salva tres puntos para el Real Madrid ante un gran Betis

real madrid betis

Un cabezazo de Isco Alarcón a tres minutos del final, dio el triunfo a un Real Madrid que inició su reconversión con dudas, en el estreno oficial de Carlo Ancelotti, remontando a un Real Betis brillante que fue de más a menos y dejó escapar una gran oportunidad de conquistar el Bernabéu (2-1).

Privado de fútbol en amplios tramos del partido y de físico cuando el duelo agonizaba, los blancos volvieron a hacer de la fe su principal argumento. La personificó, mejor que nadie, Marcelo, que en la segunda mitad se hartó de subir su banda y de poner magníficos centros que sus compañeros no acertaron a embocar. Hasta que apareció Isco, que cazó un frentazo providencial cuando el Betis se frotaba las manos con un botín de un punto.

En realidad, quizá el Betis no debió haber llegado a ese extremo. En el primer tiempo, simplemente dio una exhibición en el Bernabéu, con una defensa adelantada al estilo Milan de Sacchi -que a Ancelotti debió de sonarle-, el músculo de Nosa y el talento de Verdú dominando el centro del campo y el turbo de Cedrick atemorizando a la endeble defensa madridista.

La historia cambió radicalmente en el segundo acto. El Madrid corrigió su tendencia a romperse por el centro bajando a Isco y ganó definitivamente el centro del campo con la entrada de Casemiro por el lesionado Khedira. El accidente fue providencial. Ante un rival mucho menos agresivo, empezó a coleccionar llegadas, casi todas por la izquierda.

Por el perfil de MArcelo comenzaron a fluir las ocasiones blancas, pero no fue hasta su último centro cuando encontró el complemento perfecto. Fue Isco, asistente en el 1-1 y autor del gol definitivo. Y eso en una noche en la que no brilló en exceso.

La puesta de largo de una nueva propuesta futbolística del Real Madrid comenzaba con dudas e irregularidad. Enterrado el contragolpe más letal, la idea es ser dueño del balón. Ancelotti junta a Modric, Isco y Özil y lanza un mensaje de buen aroma futbolístico.

La primera decisión de entrenador de Ancelotti mostró su personalidad. No le tembló el pulso para sentar a Iker Casillas y mantener en la titularidad a Diego López. Sorprendió a todos. Hasta a los protagonistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>