Estocolmo irresistible

Estocolmo

La panorámica desde la ventanilla del avión revela el singular emplazamiento de Estocolmo, erigida sobre 14 islas que emergen entre el plácido lago Mälaren y el mar Báltico. Este rompecabezas insular cambia completamente cuando se observa a ras de tierra, ya que los 57 puentes que conectan las islas están tan integrados en el entramado urbano que se pasa de una a otra casi sin advertirlo.

Para orientarse conviene organizar la visita por islas, comenzando por el núcleo medieval de Gamla Stan, Ciudad Vieja en sueco, donde se fundó Estocolmo en 1252. El mejor acceso a la isla es el puente que atraviesa la sede del Parlamento, un edificio neobarroco de 1905. A partir de allí se abre un laberinto de calles adoquinadas que serpentean entre edificios apretujados, la mayoría de los siglos XVIII y XIX. El corazón del barrio es Stortorget, la plaza más antigua de Estocolmo, enmarcada entre coloridas casonas de antiguos comerciantes y el Nobelmuseet, el museo dedicado a Alfred Nobel y a los galardonados con los premios que llevan su nombre.

En las acogedoras terrazas de la plaza se puede probar el aquavit, un aguardiente aromatizado con hierbas que suele acompañarse de arenques y pescado ahumado. Desde Stortorget parten calles repletas de galerías de arte, tiendas de souvenires y restaurantes, como el Den Gyldene Freden, propiedad de la Academia sueca, donde se rumorea que han sido elegidos muchos premios Nobel. El Estocolmo medieval reaparece en la estrecha callejuela de Mårten Trotzigs Gränd, de apenas 90 centímetros en su parte más angosta.

Caminar sin rumbo fijo por Gamla Stan equivale a topar sin previo aviso con dos de las construcciones más relevantes de la capital: la Storkyrka, que desde hace más de cinco siglos es la gran catedral de Estocolmo, y en cuyo interior puede verse a san Jorge batallando contra el dragón; y el Kungliga Slottet, el palacio donde los monarcas suecos han residido durante siglos hasta 1981. En verano la visita al palacio es más entretenida que nunca, no solo por los cinco museos que contiene, entre los que destaca la Armería Real –con trajes y armaduras de diferentes épocas– y la Sala del Tesoro, sino también por el cambio de guardia, que tiene lugar a las puertas del palacio todos los mediodías de mayo a septiembre.

Escenario de los Nobel

Al dejar atrás Gamla Stan para atravesar el puente que da acceso a la isla de Kungsholmen, ya se adivina el perfil del Stadshuset, el Ayuntamiento. De ladrillo y culminado por el símbolo nacional sueco de las tres coronas, fue erigido durante los años 1920 y hoy es un icono de la capital sueca. Gran parte de su fama la debe a la gala de los premios Nobel que se celebran cada 10 de diciembre en la Blå Hall o Salón Azul. Su magnificencia compite con el Salón Dorado, cuyos muros están recubiertos por mosaicos de vidrio y oro que representan a la reina del lago Mälaren en el centro, y alegorías de Oriente y Occidente en los muros laterales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>